Asociación Brunete en la Memoria

 

RUTAS GUIADAS “PAISAJES DE GUERRA”

Algunas de las rutas que hemos trazado desde Brunete en la memoria se han ido consolidando gracias al paso de sucesivos grupos, familias e individuos a los que hemos acompañado desde 2005. Estas discurren fundamentalmente por los términos municipales de Brunete, Villaviciosa de Odón, Boadilla del Monte, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Galapagar, Colmenarejo, Valdemorillo, Quijorna, Navalagamella y Fresnedillas de la Oliva.

Los recorridos que hemos ido definiendo a lo largo de estos años tienen en común que discurren por verdaderos paisajes de guerra, es decir, que independientemente del número, la posición y la calidad de los restos bélicos presentes, transitan por zonas donde pasaron cosas, ya fueran combates, movimientos masivos de fuerzas o presencia de infraestructuras de las armas o los servicios militares. Otras cualidades comunes a todos estos itinerarios son que se apoyan casi siempre en caminos públicos (van pocas veces, y en tramos cortos, campo a través), e intentan combinar historia militar con naturaleza y otros valores patrimoniales como canteras, miradores, minas, hornos o viejas casas de campo.

Afortunadamente, las primeras elevaciones de la sierra tienen bosques, arroyos y paisajes de una gran belleza y que generalmente no soportan tanta presión humana como cabría esperar estando tan cerca de núcleos de población medianos y grandes. Hacemos pocas rutas en el llano porque las zonas de cultivo fueron recuperadas para la economía apenas terminó la guerra civil y perdieron pronto las marcas del conflicto, mientras que en la sierra, las trincheras y otros elementos bélicos normalmente perduran hasta nuestros días sin más deterioro que el causado por el abandono y el simple paso del tiempo.

Para participar en estas rutas resulta necesario tener una forma física aceptable, pues habrá que cubrir distancias que varían entre los 6 y los 15 kilómetros, lo que supone caminar durante de tres a cinco horas pasando a veces por rampas, de subida y bajada, relativamente pronunciadas. Evidentemente, estas rutas podrían señalizarse para ser hechas sin guía, en solitario o en familia, pero nuestra experiencia nos dice que los guías tenemos mucho que aportar y además, caminar en grupos de 15 hasta 150 personas (lo hemos hecho con ambos formatos), nos enriquece a todos y hace mucho más entretenida la marcha.

Propuesta a Valdemorillo y Quijorna.

Mediante la siguiente ruta, que puede iniciarse y/o terminarse indistintamente desde los municipios de Valdemorillo y Quijorna, proponemos facilitar el acceso a una parte fundamental del que fuera campo de batalla de Brunete, un lugar que constituye un verdadero “paisaje de guerra” por su intensa historia militar vinculada a la GCE, y sobre el que se vivió un prolongado drama humano, social y político con muchas  facetas diferentes. Caminar por estos espacios teniendo unos conocimientos básicos de su historia militar entre julio de 1936 y marzo de 1939 permitirá al visitante encontrar numerosos vestigios materiales y rastrear la memoria intangible de los combatientes y las unidades que protagonizaron la guerra en este sector del frente de Madrid.

Ir encontrando los fortines, cuevas, almacenes y trincheras que salpican la zona intermedia entre Quijorna y Valdemorillo permite comprender la razón de su construcción, los combates de los que fueron protagonistas y la coherencia y continuidad de los frentes defensivos de los que formaron parte, así como la evolución de estos a lo largo de los meses o años que existieron, el grado de eficacia militar que tuvieron y el tipo de vida que los combatientes hicieron en ellos. Solo pisando este terreno se puede descubrir también la interesante superposición en los usos de los recursos e infraestructuras con fines civiles (anteriores, simultáneos y posteriores) y militares, así como entender los condicionamientos orográficos y tácticos sobre el trazado de los frentes y conocer las principales características de las unidades presentes en cada momento sobre ambas líneas de trinchera.

Implementando esta primera ruta conjunta, Valdemorillo y Quijorna no solo ofrecerían al visitante la posibilidad de pasar un buen día de campo y de inmersión histórica, sino que también estarían influyendo positivamente en favor de la catalogación, la conservación y el disfrute de todo este patrimonio que ha estado permanentemente bajo nuestra mirada pero muchos no habíamos sabido ver hasta hace poco. Si conseguimos que este viejo paisaje de guerra sea reconocido y visitado, habremos conseguido un nuevo e inesperado elemento de desarrollo económico, pero entonces debemos aprovecharlo respetando escrupulosamente el medio natural que lo envuelve, evitando impactos negativos como la degradación de los paisajes y la generación de burbujas turísticas.

Ruta.

Este primer itinerario que proponemos puede iniciarse y terminarse indistintamente desde Valdemorillo o Quijorna, ya que es circular. Tiene unos 12 kilómetros de longitud, generalmente discurre por buenos caminos y pasa por dos rampas que salvan unos 80 a 100 metros de desnivel cada una. El amplia área por la que discurre fue durante julio de 1937 una zona de operaciones que pasó a manos del ejército republicano al poco de iniciarse la batalla de Brunete. Terminada esta, en el periodo de frentes estabilizados que se extendió entre agosto de 1937 y marzo de 1939, se convirtió en lugar de almacenamiento de materiales y segunda línea defensiva republicana, mientras que su primera línea (y la franquista) quedaron fijadas sobre el contorno sur de los pueblos de Quijorna y Villanueva de la Cañada. La intensa fortificación que durante más de año y medio se hizo sobre el terreno dejó muchos cientos de metros de trincheras y mejoró vías de comunicación que todavía hoy son visibles y pueden ser utilizadas para transitar a pié entre Quijorna y Valdemorillo.

Esta ruta, que tiene algunas variantes que se pueden elegir según el interés y las ganas de caminar del grupo,  permiten ver: hornos de cal y para cocción de tejas, al menos tres fortines de dos tipos constructivos diferentes, varios segmentos de trinchera, una zona con bocas de mina, dos cuevas pequeñas reforzadas con bóveda de ladrillo, vestigios de varios almacenes de materiales y chabolas para la tropa, restos de viejas casas de pastores, el sitio donde existió un poblado militar que luego fue aprovechado por civiles, el puesto de mando adelantado del V cuerpo de ejército republicano, llamado “Pico y pala” y la casa de Los Llanos, posiblemente el primer punto por el que se combatió en la batalla de Brunete. Junto a estos elementos, esta ruta permite ver también excelentes paisajes del llano y de la sierra.

Este itinerario ha sido siempre muy bien valorado por los grupos que lo han recorrido junto a nosotros durante los últimos años, y como señalamos al principio, puede realizarse desde cualquiera de los dos pueblos, que además cuentan con una excelente oferta hostelera y sendos museos que dan un valor añadido a la visita. El de Valdemorillo del vidrio y la cerámica industriales que producía su vieja fábrica, y el de Quijorna, sobre la batalla de Brunete.

Muchas gracias.

Brunete en la memoria (grupo de estudio integrado en el Observatorio ciudadano para la conservación del patrimonio de la sierra de Guadarrama).

Contacto: Ernesto Viñas (659007790) y evcos37@yahoo.es

 

 


 

La oportunidad que durante los meses de julio y agosto nos han brindado el diario Público y las radios SER (http://cadenaser.com/…/03/radio_mad…/1501769243_097267.html…) y Onda Madrid para dar a conocer nuestro proyecto de manera masiva, ha marcado el punto de partida para que nuestro modesto museo de la batalla de Brunete quede abierto y pueda ser visitado por quienes lo soliciten. Muchos amigos e invitados de Brunete en la memoria han pasado ya durante los últimos años por Quijorna para ver los objetos que hemos recuperado del viejo campo de batalla y tenemos expuestos en un garaje. A partir de ahora, intentaremos extender esta posibilidad a todas las personas y grupos que sientan interés por este tema.

Este cambio de situación no se debe a que de hayamos resuelto los problemas materiales y económicos que requiere la puesta en marcha en condiciones del museo, el archivo documental, fotográfico y cartográfico y la oficina de memoria histórica y democrática que forman nuestro proyecto. Se explica porque, alcanzado el 80 aniversario de la batalla de Brunete, pensamos que no podemos seguir esperando más tiempo para mostrar este testimonio de una realidad histórica que, aunque menos que antes, da la impresión de que sigue pareciendo marginal (o inexistente) para las administraciones públicas, salvo honrosas excepciones.

Este germen de museo y archivo de la batalla de Brunete que hoy tenemos el gusto y el honor de presentaros, creemos que no está mal, pero sin duda tiene mucho camino por delante para desarrollar todo su potencial. Abriendo la posibilidad de visitas a tod@s, confiamos en que el interés y la implicación que pueda motivar en una parte de la sociedad sea el motor que le permita mejorar, tanto en lo referente al local como a los contenidos.

Queremos agradecer muy sinceramente a los ayuntamientos de dos pueblos vecinos, Navalagamella y Valdemorillo, su ofrecimiento para instalar nuestro museo en sus municipios respectivos, pero pensamos, también por razones subjetivas, que al menos de momento vale la pena intentar que este proyecto arraigue en Quijorna. El tiempo aclarará si nuestras esperanzas eran fundadas o no.

Para el final reservamos el agradecimiento más importante, el que debemos a tod@s l@s amig@s, compañer@s y personas solidarias que nos han ayudado a impulsar este proyecto a través del crowdfounding artesanal que pusimos en marcha hace unos meses desde nuestro blog y Facebook. Con sus aportaciones nos han permitido solucionar varias compras de materiales imprescindibles y también retomar con fuerza las investigaciones en los archivos militares. Gracias también por todos los materiales, copias de documentos y fotos que hemos recibido en donación durante años de tantas personas. Gracias por la vitrina sanitaria. Gracias por el aliento y la motivación que nos han transmitido tantos visitantes que hemos tenido la suerte de recibir, especialmente los familiares de combatientes republicanos, de dentro y fuera de España.

Dedicamos este museo a los defensores de la democracia, la igualdad y la justicia social.

¡Salud!

Ernesto Viñas & Sven Tuytens

Para concretar las visitas, por favor, escribir al siguiente correo, poniendo en asunto “visita”: evcos37@yahoo.es o llamar al 659007790.

La imagen puede contener: texto
Próximos eventos
diciembre 2017
L M X J V S D
« Feb    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Flickr Images
Suscríbete a nuestro Boletín